Era como un sueño y por fin se ha hecho realidad. Hace mucho tiempo que queríamos contar con un espacio para que las familias que nos visitan pudieran disfrutar del entorno de nuestra casa rural  en verano. Un lugar con piscina donde los pequeños también pudieran gozar de una de las cosas que más les divierten cuando aprieta el calor: el agua.

 

 

Teníamos claro que la piscina tenía que tener una buena ubicación, no queríamos que rompiera para nada con el entorno de la casa, situada en pleno bosque, que se integrara de forma natural. Además teníamos que conseguir que le diera el sol durante prácticamente todo el día, de manera que pudiera calentar el agua y amortiguar así las bajas temperaturas de esta zona durante la noche.

 

 

Para conseguir todo esto decidimos construir la piscina en el jardín delantero de la casa. Este espacio está orientado al mediodía, es una una zona de fácil acceso a la vivienda y está rodeada de plantas y flores, pura naturaleza. Además, las vistas a la montaña son espectaculares, con el pueblo de Rubielos de Mora al fondo, una postal preciosa. Aprovechando que este bonito rincón está hecho en un terreno con terrazas por la inclinación de la montaña, la piscina queda como suspendida de manera que, cuando te bañas, tienes la agradable sensación de estar flotando sobre los árboles.

 

 

Para poder integrarla en el jardín sin romper con el entorno, elegimos losas de piedra de Mosqueruela y Nogueruelas que le dan un aspecto muy natural. Sabemos que tener una casa rural en Teruel con piscina cuenta con muchas ventajas y más en un entorno como el nuestro. Le añade mucho encanto a la casa y ayuda a llevar bien el calor en verano. Ahora solo esperamos que todos los que nos visitáis podáis disfrutarla plenamente con vuestras familias y saborear así  de la paz la tranquilidad y de todo el encanto que esta zona ofrece en verano.

UN BONITO RINCÓN PARA DISFRUTAR TAMBIÉN DE LA NOCHE

Al acabar las obras nos dimos cuenta de que también teníamos un precioso rincón donde disfrutar de las noches. La piscina tiene acceso directo al porche lateral, un espacio ideal preparado para cenar en el jardín ya que ahora cuenta con impresionantes vistas a la piscina.

 

 

Al iluminar este espacio se consigue sacarle todo el partido a esta zona por la noche. Cena, tertulia o un baño bajo la luz de la luna. Está mal que lo digamos nosotros, pero encontrarás pocos espacios con tanto encanto.

 

 

 

Además si los pequeños deciden darse un baño a estas horas, los tienes siempre vigilados desde el porche como desde buena parte de la casa y eso también nos aporta mucha seguridad. Es lo que llamamos un plan perfecto para unas vacaciones de verano con todos los ingredientes: una bonita casa rural en Teruel con piscina situada en el corazón de la sierra de Gúdar, con preciosas habitaciones, sala de juegos para los niños, bodega salón, vistas espectaculares y terrazas para disfrutar de la paz de la montaña, olvidar el estrés y las prisas de la ciudad y reponer fuerzas en un emplazamiento único.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>